Marce Méndez nos manda su opinión de la marcha del baloncesto de Vélez

Marce, con la camiseta del Clínicas Rincón Axarquía en EBA frente a Unibasket Jerez. Foto Archivo

El veleño Marcelino Méndez-Trelles Juárez, "Marce" Méndez, vivió como capitán la época de mayor progresión del baloncesto veleño como jugador, considerado incluso por Velevisa TV en el año del ascenso, el 2002, deportista del año. Hoy, continúa jugando a su deporte preferido en el super equipo que entrena el también ex técnico axárquico, Francis Trujillo, el Alhaurín El Grande que encabeza de formas brillante su grupo de Primera Nacional. Marce se puso en contacto conmigo a través del blog comentándome entonces que se mostraba "indignado con esta noticia, porque una cosa es que apartasen a los jugadores de la comarca y que no le den oportunidades a la cantera y otra ya es que el club se traslade a Rincón". Le ofrecí entonces este medio para que libremente detallara su opinión y, tras varios intentos, porque me confiesa que cada vez que se ponía a hacerlo "me cabreo y no puedo seguir escribiendo", decía; finalmente, nos manda lo siguiente, que respetamos de forma íntegra, aunque hay como en todo, cuestiones rebatibles, pero sin duda, es una opinión que sale del corazón y merece mi respeto:
Tal y como me pediste, Antonio, te voy a dar mi opinión sobre la marcha del club de baloncesto de Vélez. La verdad, es un tema bastante espinoso y muy delicado, ya que como jugador he pertenecido a ese club casi desde sus orígenes, y es complicado definir lo que se siente cuando un ineficaz concejal de deportes y un presidente cabreado dejan a una localidad de unos 70.000 habitantes sin baloncesto.
Atrás quedaron aquellos maravillosos años en los que el concejal de deportes (Claudio Morales) y el presidente que “mal vendió” al club por un sitio en el palco del Martín Carpena y un par de fotos de premio (Federico Ruiz) se llevaban de maravilla, contrataban a los jugadores que venían de fuera a través de Crespo (perjudicando así a los jóvenes que aspiraban a trabajar en el desaparecido patronato), eso sí, previo paso por la sede andalucista para afiliarse y ayudarle en sus amañadas asambleas, pasaban facturas de comilonas de pretemporada por el patronato…, en fin una interminable lista de “marranadas” a las que el concejal nos tiene acostumbrados.
Pero lo que era todo maravilla (tú me das, yo me callo) se tronca cuando Federico “vende” el club a Unicaja a sabiendas de lo que ya había sucedido con las famosas vinculaciones en otros pueblos de Málaga a cambio del ya mencionado baño de multitudes en el Martín Carpena y por supuesto su trajecito en el palco para salir en la foto. Es en ese momento cuando ya se sabía lo que tarde o temprano iba a pasar y aquí lo tenemos….
Ha bastado que dejen de gobernar juntos el presidente Manolo Rincón y Claudio Morales para que lo veamos. Y ya se sabe, si gobernamos juntos, nos amamos y el club por delante; que no, nos odiamos y el club es lo de menos.
Yo me pregunto, ¿una cosa tan absurda como es la inauguración de un esperado pabellón de deportes en Torre del Mar (que por cierto no es proyecto del señor Morales, que todo este tiempo no ha hecho más que parchear instalaciones), un acto, un hecho, que debía ser festivo, motivo de fiesta para todos los clubes del término,... y ha pasado casi de puntillas, totalmente desapercibido porque al concejal de deportes lejos de luchar por impulsar el deporte, por fomentar el diálogo entre clubes, se dedica a enfrentar, a provocar discordias entre los clubes…?
Este hecho que debía ser histórico ha sido el detonante de la discordia entre el club de baloncesto y el ayuntamiento, a mi forma de entender totalmente provocado por el concejal. Digo esto porque estando de acuerdo en que un pabellón municipal no puede ser para uso exclusivo de un club de baloncesto, entiendo que la instalación la debería haber inaugurado el equipo local que milite en una mayor categoría o un acto con los equipos base de nuestro deporte. Si yo fuese el concejal de deportes en Vélez, hasta le hubiese pedido opinión al respecto a Manolo Rincón, simplemente porque aparte de ser el presidente del club polideportivo que milita en una mayor categoría del municipio, es la persona que está manteniendo a casi la totalidad de los clubes del municipio. Por estas dos cosas y algunas más, el concejal tenía que haber sido más considerado con la persona que a través de su empresa está haciéndole a él un eficaz trabajo ya que le soluciona no pocos problemas económicos. El partido de balonmano que sirvió de apertura del pabellon de Torre del Mar fue una provocación en toda regla. Los muchos deportitas veleños nos preguntamos ¿QUE HACE UN PARTIDO DE BALONMANO ENTRE UN EQUIPO DE ANTEQUERA Y DE ALMERIA INAUGURANDO EL PABELLON DE TORRE DEL MAR?
Me sorprende ver en declaraciones al concejal diciendo que el balonmano, el balonmano, el balonmano, …bla, bla, bla. Pero, ¿dónde estaba este mismo concejal cuando el balonmano no podía casi jugar en la pista que les tenía asignada en Torre del Mar, casi sin líneas, con la pista de las peores de España? En ese tiempo no era balonmano, balonmano, balonmano, en ese tiempo se escondía y no solucionaba nada.
Todo esto Antonio, además de otros detalles tales como la escasa ayuda económica, son los que desde mi punto de vista han provocado que el club se marche a otra localidad. Una vez más, el deporte sufre las consecuencias de una mala gestión política.
Aunque la realidad es que los que la sufrimos somos los deportistas que estamos pagando el pato del desastre que es el deporte en Velez. Yo me pregunto, ¿por qué no podemos practicar el baloncesto en nuestra ciudad? Tres años llevo jugando fuera de mi ciudad y de mi club, uno en Marbella otro en Torremolinos y éste, en Alhaurin el Grande. Nadie en este tiempo se ha acordado de mi, ni del resto de jugadores que formabamos el CLUB BALONCESTO AXARQUIA en la liga EBA. Yo todavia puedo llorar con un ojo pues no me han faltado equipos, pero el resto de mis compañeros no han podido resistir viajes, desplazamientos diarios, etc. y sobre todo, tener que competir con la camiseta de otros pueblos y están ya retirados. Esta es la realidad del deporte en Vélez. ¡Qué pena que cuando desapareció el equipo en el que jugábamos los jóvenes de Vélez que nos habíamos hecho y formados en el club no se hubiera formado el revuelo que hoy se ha formado porque un club profesional se haya trasladado de cancha!. Muchos callaron y a otros, como a mí, nos callaron y no quiero volver al pasado ni contar lo que pasó aquellos días cundo veíamos que nos quedábamos sin practicar nuestro deporte favorito. Todavía estoy convencido de que algun día volveremos a jugar en Vélez.
Marce Méndez
Jugador del CB Alhaurín El Grande
Ni que decir tiene que las acusaciones realizadas entorno a la "venta del club" a Unicaja, desde mi punto de vista es un acuerdo con la entidad cajista que no se ha sabido aprovechar desde Vélez-Málaga. Lo que pudo suponer el respaldo de una de las entidades más fuertes del panorama baloncestístico nacional, ha pasado más con pena que con gloria respecto a la repercusión en nuestra cantera y a ese equipo intermedio que tanto he demandado en los últimos años. No es de recibo que los jugadores de antes, y los surgidos del equipo júnior en estas últimas campañas, no tuviesen la oportunidad de seguir jugando en Vélez. Eso sí, siempre he estado, y estaré, a favor de la existencia de un equipo profesional de baloncesto en Vélez-Málaga, que haga crecer a nuestra ciudad como lo ha podido hacer estos años el Clínicas Rincón Axarquía aunque no se haya sabido captar (Rincón de la Victoria parece que sí).
En cuanto a las afirmaciones políticas, sé que Federico Ruiz ha tenido diversas ofertas de distinta índole para estar inmerso en el primer plano político, y que siempre las ha desestimado. De hecho, intentó tener siempre personas de diferentes ideologías políticas en la directiva en el intento de nunca vincular a un club con un partido político concreto, como puede estar pasando ahora. Por ello, se puede estar de acuerdo o no con su gestión, a la larga, criticable en cuanto a su abandono de la primera línea del club de un proyecto que él inició, pero nunca se debe asegurar una vinculación política partidista del club ante las maneras de actuar de un concejal con el que también, se puede o no estar de acuerdo, y es verdad que poco ha hecho por evitar este vació creado en el baloncesto local.
Simplemente hago esta aclaración entorno a las acusaciones realizadas, dada mi vinculación en estos últimos dos años al proyecto de la LEB-2, y mi cercanía desde los medios en que colaboro al baloncesto desde sus inicios.
Antonio J. Reyes