Anoche, eché en falta a Cabezas

Cabezas no encontró aro en Vitoria. Foto EFE (ACB.com)

Anoche, durante la primera parte del TAU-Unicaja, volví a ver al equipo que hemos sufrido a lo largo de la temporada. Enfrente, además, veía a ese TAU temible de las últimas temporadas. Un TAU inaccesible, que apenas duda cuando tiene al rival malagueño enfrente. Pero duro era también el Real Madrid que sólo había perdido 5 partidos en liga y encontró a otro Unicaja desde un principio. Un Unicaja sin complejos que ayer faltó sobre el Buesa Arena en la primera parte. La salida tras el descanso nos ilusionó, con un N´Dong que para nada notaba las molestias de esta semana. Pero desde que ganamos la liga al TAU, el equipo vitoriano nos impone; por eso, todos preferíamos Pamesa. Sólo esos minutos del tercer cuarto nos da pie a ilusionarnos con el partido de mañana domingo en el Carpena. Con un Marcus Haislip que sí era el que queríamos en esos minutos de reacción malagueña y que no hizo falta contra el Real Madrid, pero nos faltaba Cabezas. Para nada fue el Cabezas que se echaba sobre sus espaldas la responsabilidad del equipo junto a Berni en estos play off. Ese líder y abanderado del baloncesto malagueño que esperemos vuelva mañana en el Carpena. Y para colmo, a Planinic le entra todo en el cuarto definitivo para evitar la proeza comenzada en ese tercer cuarto. Vaya triples, algunos inexplicables. Y la esperanza me la dio ese triple de Cabezas a dos minutos de final después de haber circulado la bola, buscando el tiro cómodo del marbellí. Porque el equipo también lo buscaba. Me sonó como el comienzo del Cabezas líder que se verá el domingo. No tiene a Raúl López que lo motive en busca de la selección, pero tiene al TAU. Por eso, de nuevo nos encomendamos a Cabezas para lograr batir a nuestra bestia negra, y Berni, secará a Rakocevic. El Carpena logrará que a Planinic no le entren esos tiros estratósfericos. Scariolo, sacará esa pizarra mágica de las grandes ocasiones y... Así lo soñé hoy.
Antonio J. Reyes