El Clínicas Rincón Axarquía, espectacular

El ex axárquico Pineda contempla el dominio local en su zona. Foto Clínicas Rincón Axarquía

El juego desarrollado en la tarde-noche del viernes en el Pabellón de Torre de Benagalbón por el Clínicas Rincón Axarquía no tiene otro calificativo; simplemente espectacular. Dos equipos que se jugaban el tercer puesto en la tabla que mostraron grandes diferencias sobre el parqué. Dos filosofías antagónicas: por un lado el equipo hecho a golpe de talonario frente a la formación de nuevos valores; experiencia sin motivación frente a juventud ilusionada; potencial de jugadores frente a derroche de sacrificio; inseguridad para buscar al menos el aro ante una efectividad total en defensa y en ataque; problemas económicas e impagos frente a un patrocinador volcado e identificado con un proyecto... todos esos contrastes entre Gijón y Axarquía trajeron consigo todo lo que pudimos ver en el pabellón rinconero, por cierto, en la entrada de público más pobre registrada hasta el momento, curiosamente en un partido vital. Y es que llegaba el Farho Gijón que de ganar, con la victoria también de Caja Rioja, hubiese relegado al conjunto axárquico a la quinta plaza en el triple empate. Además, Gijón, un equipo con un presupuesto descomunal en esta liga, con jugadores de una categoría más que contrastada, y con el MVP de la pasada jornada en sus filas, dio la imagen de un equipo todo lo contrario. es más, muchos de los aficionados allí presentes, que apenas tienen conocimiento de la categoría, preguntaban, y así lo escuché varias veces, si este equipo de Gijón estaba en descenso... Pero vamos a la película del encuentro; una película monocolor.
Bobb busca la canasta ante la defensa de Cortaberría. Foto Mariano Pozo (PHOTO DEPORTE-La Nueva España)
Podríamos poner como destacable la baja del base titular visitante Rubén Suárez, pero en una plantilla como Gijón no me atrevo a decir que fuese determinante, y más con los problemas económicos que los tienen ya tres meses sin cobrar y el vendaval de juego desplegado por los chicos de Aurioles. Pero es que enfrente salió un equipo enchufado tanto en ataque como en defensa. Un Clínicas Rincón Axarquía que arrolló desde el comienzo sin dar opción. Con un tándem Paulão-Williams que imponía en ambas zonas (al final, 48 rebotes, 17 de ataque, frente a un total de 24), un perímetro que en el primer cuarto lograba 5/6 en triples, 3/3 de Jon Cortaberría (11 puntos en este cuarto), un equipo que no fallaba desde la personal (6/6) y permitía además que Gijón sólo buscara el aro rival en 10 ocasiones (4/10 en tiro de campo), fruto de la asfixiante defensa, individual y zona, que Paco Aurioles había vuelto a imponer a los suyos y que dejaba sin ideas en ataque a su rival. Así, tras el 5-0 inicial, logrado en una buena acción de Paulão al que se le vio desde el principio con muchas ganas, llegaba la única reacción visitante en todo el partido para empatar a 5-5. Y es que la fuerte defensa axárquica comenzaba a provocar malas decisiones del conjunto gijonés para que con un parcial de 11-0 (16-5) se rompiera definitivamente el encuentro. Los triples entraban con facilidad. Ni Jandl ni Gunnarsson lograban claridad de ideas en la zona rival para llegar como decíamos a ni siquiera a buscar aro. La diferencia continúa por tanto creciendo y a los 7 minutos, tras los dos tiros libres anotados por Paulão, Paco Aurioles decide darle descanso ante el 21-7 del marcador. El equipo no sólo no lo nota, sino que continúa brillando con luz propia, endosando un nuevo parcial final de 12-0 hasta terminar este primer cuarto con un tanteo de 33-9. La diferencia de valoración de 44-3 al final de estos primeros diez minutos lo dice todo.
Paulão fue un muro para las torres gijonesas. Foto Mariano Pozo (Photo Deporte-FEB)
En el segundo cuarto, el polaco Chylinski se unía al festín, anotando triples, cogiendo rebotes en ataque para anotar, y su equipo, sin bajar la guardia en defensa, logra llegar a una diferencia de 33 puntos, 44-11 en el minuto 15. Entre Adrián García y Matt Kiefer, anotan entonces 3 de 4 tiros libres de forma consecutiva para despertar un poco el tanteo pobrísimo de su equipo (44-14). Y es que en juego, no tienían su día el equipo de Gijón. Adrián Fuentes anota otro triple para contrarrestar esos tres puntos seguidos visitantes (47-14). De esa manera, se viene abajo cualquiera. Una efectividad en todos los sentidos insultante, y sólo las acciones de final de cuarto del americano Kiefer, aprovechando las rotaciones axárquicas en la pintura, permiten que el tanteo al descanso baje de los 30 puntos (51-22). Pero el hecho de que Gijón lograra annotar en este segundo cuarto más en tiros libres que en cualquier otra faceta deja claro el mal día de los visitantes.
En la continuación, se palpaba en las caras del cuadro gijonés un mal ambiente interno que hacía crecer el juego incluso de los no habituales del Axarquía. Pese a un leve estirón de 0-4 (51-26). De nuevo entraban en racha los locales y Paulão con una jugada de 2+1 en mate en el aro rival, pone un 59-26 y se sienta en el banco a los 24 minutos con los deberes más que cumplidos. La diferencia sigue creciendo entorno ahora a los 40 puntos. A tres del final del cuarto, Williams coloca el 66-28. En una jugada de puro orgullo, en busca de mantener el tipo, Adrián García roba una pelota y mata en el contragolpe el aro rival (68-34). Pero los mates se multiplicaban en la zona de Gijón para deleite del público como en el caso de Yiyo Egidio que estira de nueva la ventaja (73-34). Al final de este periodo, volvían los 38 puntos de diferencia con el 75-37.
Rajniak logró con su aportación final que la derrota no fuese mayor. Foto Mariano Pozo (PHOTO DEPORTE-La Voz de Asturias)
En el último cuarto, las rotaciones se sucedían por ambas partes y el público, incluido su presidente Manuel Rincón, se dedicaban a hacer la ola. Rajniak y Wolfram propiciaron que la ventaja no fuera a más con sus acciones en un cuarto que ya sobraba, como casi todo el partido. Porque lo que se dice partido en sí, sólo hubo durante los primeros cinco minutos. Allí, quedó visto para sentencia.
El MVP y máximo anotador del encuentro sería Mike Williams con 19 puntos, 11 rebotes (5 de ataque), una asistencia, un robo de balón, un tapón y 4 faltas forzadas para un total de 30 de valoración. Destacar también a Paulão con 15 puntos, 6 rebotes y 24 de valoración en 18 minutos y medio.
Al final del encuentro podía charlar con Chus Pineda que dejaba latente que "el vestuario está ahora mismo muy mal. No sé qué nos pasa, entrenamos del carajo y luego jugamos fatal y no es la primera vez. Nos ha pasado incluso con Santa Pola, otras veces". Un Pineda que pese a ser titular, tuvo un mal día como sus compañeros; terminó sin anotar y con -4 de valoración, dando una imagen bien distante al Chus Pineda que todos conocemos en la Axarquía y que tantas veces tiró del carro en momentos difíciles estas temporadas atrás. En rueda de prensa, pasaba primero el técnico visitante Jorge Elorduy, que se mostraba muy avergonzado por lo visto en cancha. "Nos han dominado en todo. Apenas puedo valorar nada ya que el partido se ha roto en el primer cuarto. No hemos salido como debíamos y lo hemos pagado ante un conjunto que ha estado brillante. Estoy muy molesto con el equipo y es la segunda vez seguida que ocurre fuera de casa. No podemos excusarnos en las circunstancias que rodean al equipo. El que no esté dispuesto para defender la camiseta de Gijón, que se vaya a casa. No podemos dar esta imagen; va contra nosotros mismos. Si queremos llamarnos profesionales, no podemos hacer esto. Hay que hacer las reivindicaciones en otros ámbitos. Si has decidido seguir, tenemos que hacerlo con todas las circunstancias. No hay que buscar por tanto excusas. Es de las veces que más vergüenza he pasado sobre una pista. Hemos sido el mismo equipo de principio a fin; un desastre. hay que buscar soluciones a esta solución pero no podemos tirar la camiseta de Gijón de esta manera. Ya digo, en Ourense, por la calidad del contrario, pasó igual y la derrota fue menos abultada". Paco Aurioles, por su parte, definía el partido como "una oportunidad que teníamos por delante para quitarnos las malas sensaciones que traíamos de Cáceres. El equipo tiene su orgullo y lo ha sacado. Ha conseguido que seamos capaces de entrenarnos ahora con el objetivo apasionante del play off. La respuesta del equipo ha sido buena. Hemos cambiado algunas cosas y era difícil que lo consiguiéramos materializar todo. Pero el primer cuarto ha sido de fuerza y han sacado todo lo que llevan dentro. Williams y Paulão, con lo poco que han jugado con respecto a lo que es habitual en ellos, han estado excelentes y eso ha posibilitado que los demás jueguen con más tranquilidad. Hemos tenido energía y fe para jugar todo el campeonato así y hemos vuelto a sacar el estilo de juego que nos ha hecho fuerte en la liga. Queríamos poner el listón muy alto desde el inicio y así lo hicimos, porque el rival ya sabe que mantenemos ese estilo agresivo durante todo el partido". Con respecto a la lesión de Paulão, comenta que el jugador "se ha cuidado mucho esta semana. Ha ido paso a paso. le vino muy bien descansar el pasado fin de semana. Pero es un jugador que necesita un rodaje y por eso necesitaba que jugara hoy minutos de cara a recuperar su nivel para el play off. Paulão ha tenido por delante el partido perfecto para dosificarlo, es un jugador muy importante para el equipo. Yo confío que con estas precauciones, estará bien para lo que nos queda. Los play off, ya se sabe es algo distinto. Es jugar, descansar, sesiones de video y menos trabajo físico, y muchos jugadores no están acostumbrados a unos play off. Es una experiencia diferente y a todos nos apetece". En cuanto al rival que prefiere, dice que "cualquiera. A Cáceres lo dan como favorito para el ascenso sin estar aún clasificado para la final four y todos lo temen, pero para nosotros es como los demás. Da igual quien nos toque".
Una vez finalizada la jornada, tras la derrota de Illescas y la victoria de Akasvayu Vic, el conjunto catalán certifica matemáticamente su ascenso a LEB Oro. Desde aquí nuestra más sincera enhorabuena a todo el entorno del club que tan buen trabajo han realizado a lo largo del año, y en especial a mi amigo Gabriel, Basquetmaniatic, que con su seguimiento a Vic también sube de categoría. Espero que le acompañemos para seguir disfrutando de sus resúmenes de liga en solobásket.
Clínicas Rincón Axarquía: Adrián Fuentes (6), Movilla (6), Cortaberría (13), Mike Williams (19), Paulão (15)-cinco incial. Rai López (0), Chylinski (9), José Martínez (2), Fran Robles (2), Ale Navajas (5), Almazán (4) y Yiyo Egidio (6).
Farho Gijón: David Jandl (0), Adrián García (6), Chus Pineda (0), Kiefer (16), Curtis Bobb (4)-cinco inicial. Rajniak (8), Sony Vázquez (2), Balmón (0), Gunarsonn (4) y Wolfram (14).
Parciales: 33-9, 18-13 (51-22), 24-15 (75-37) y 12-17 (87-54).
Árbitros: Marta Hernando, de Cataluña, y José Antonio García, de Andalucía. El único eliminado sería Chus Pineda en el minuto 39.
Incidencias: Pabellón municipal de Torre de Benagalbón con una escasa entrada de público, teniendo en cuenta la situación del equipo y lo que se jugaba. No llegaban a 400 espectadores en lo que es la peor entrada en casa desde el cambio de sede y es que dada la diferencia en el marcador, daba tiempo hasta de contar el aforo completado.
Antonio J. Reyes