El Clínicas Rincón Axarquía se hace grande en Huesca

Llegaba el más difícil todavía. Ser o no ser en la competición. La pasada derrota del Clínicas Rincón Axarquía en Torre de Benagalbón en el primer partido de la serie frente a CAI Huesca obligaba a ganar a domicilio. El ambiente en el Palacio de los Deportes de una de las capitales del baloncesto nacional era el propio para que los locales hubiesen certificado su acceso a la Final Four de Cáceres. Más de 3000 aficionados gritando en contra, una eliminatoria cuesta arriba y un equipo más experimentado enfrente eran los hándicaps a batir. Pero el conjunto de la Axarquía se creció. Ya el técnico Paco Aurioles había mentalizado a sus chicos para ello desde el mismo instante de la derrota del pasado martes. Y los jugadores del Clínicas cogieron ese grado de madurez necesario para demostrar que el trabajo de toda una temporada no iba a ser en balde y que volverían a Torre de Benagalbón para disputar un tercer y definitivo partido(próximo martes, 21.00 horas). Al final, el tanteo contundente de 67-81 refleja como el conjunto de la Axarquía ya se hizo grande en Huesca. No se puede hablar de equipo sin experiencia y bisoño. Y en ello, tiene mucho de culpa un Paco Aurioles que ha vuelto a la Axarquía para demostrar que es un monstruo. Que sabe mentalizar a los suyos como nadie en una plantilla moldeable como ella sola con numerosos jugadores llamados a ser gente importante en el mundo de la canasta. Felicidades a todos
Antonio J. Reyes