Vaya palo el de ayer

Llegaron los play off. Nada vale de lo ocurrido y es como un empezar de nuevo. Quien duda pierde en las tres oportunidades que se tienen para lograr dos victorias. Intensidad, emoción, nervios, jugadas in extremis, decisiones arriesgadas que unas veces entran y otras no,… y todo ello, al máximo nivel. Hay quien ve injusticia en los play off porque no se premia la regularidad de todo un año; que se lo pregunten al Real Madrid en la ACB. Pero los play off son la esencia del baloncesto y así lo disfrutamos en un pabellón que rozó el lleno (unos 1200 espectadores, sin ánimo de polemizar sino de ser serios y realistas).
Para muchos de los seguidores del club, incluso algún que otro directivo, es la primera vez que vive un evento de este tipo. A mí me recordó bastante a aquellos partidos de hace cuatro temporadas en Vélez frente al Temaser Montilla primero y al Ferrer Vic después, con una cantidad similar de público, la misma intensidad, los mismos entrenadores en cada banquillo en el caso del cruce de play off con aquel Vic, hoy ya equipo de LEB Oro… pero ahora con plantillas profesionales, mucho dinero de por medio, jugadores impensables entonces en nuestro equipo, … y sin aquel despliegue que haría Velevisa para llevar el encuentro a sus hogares que me tenía al pie de la pista viviendo el partido a 100 junto mi compañero José M. Moreno y al que ahora es entrenador en los infantiles de Unicaja, y compañero de trabajo en el instituto, José Luis Jiménez Morales “Otto jr”, aportando sus comentarios técnicos.
Ayer pude llegar tarde al encuentro y verlo como un aficionado más. Lo vives distinto y lo sufres más. La alegría de ver una fiesta en la grada con la llegada del play off. Pero te quedas anonadado de ver cómo personas de un club, que uno siente también como suyo, no tienen otra visión del blog que leen, como algo creado en contra del equipo, y sólo ven pegas, comentarios,… Menos mal, que el amor que uno tiene por el baloncesto sigue estando por encima de todo ello y además tiene la compensación del seguimiento que diariamente desde toda España, sobre todo desde los medios de equipos visitantes al conjunto de la Axarquía, incluso de otros puntos del globo terráqueo, que además, muchos de ellos mandan sus muestras de agradecimiento a través de mails y te hacen seguir avanzando a la hora de querer hacerlo mejor cada día.
Desde este blog, con el cariño de haber seguido a este equipo desde su fundación, no sólo desde los medios sino colaborando en todo aquello que se me pedía, mi única intención es difundir algo más al baloncesto local. Un ámbito que creció al malagueño en general gracias a las muestras de apoyo llegadas de esos otros clubes de la provincia que sí que valoran este trabajo.
Saben que fui jefe de prensa del Clínicas Rincón Axarquía estos dos últimos años atrás. Motivos familiares de peso no me permitían dedicar el tiempo que merece esta labor. Y es que mi forma de trabajar es la que es, y no sé hacerlo de otra manera. Si a esto unimos algunas notas discordantes con la manera de actuar de la directiva, todo ello ayudó a que decidiera abandonar la fascinante tarea de informar de un club que afrontó un proyecto poco apoyado en su comienzo por muchos medios que hoy sí lo alaban y lo siguen. Uno que siempre lo ha seguido, antes y ahora, y que tiene el gusanillo de informar, más si te gusta, dado que se echaba en falta más cosillas del baloncesto local en la red que las que se ofertaban, desde enero, eché a andar el blog "Baloncesto desde la Axarquía". Además, con la libertad que me da no tener que dar cuentas a nadie y con el conocimiento adquirido en estos años.
Ayer me llevé un palo con esos comentarios. Querer ver más de lo que hay verdaderamente. Y encima, falló Paulão su última bandeja y el triple final de Robles no entró. Aún nos queda a todos una nueva oportunidad en Huesca y mucho más baloncesto que disfrutar.
Antonio J. Reyes