Clínicas Rincón Axarquía juega el que puede ser último partido en Vélez-Málaga

Partido estrella de la jornada con la posibilidad de coger el liderato

Toda una fiesta la que ha preparado la directiva en jornada de puertas abiertas, posiblemente para despedir a la sede de siempre, y con ello a parte de la afición. Un club que toma esa decisión porque no quiere seguir en Vélez-Málaga, alegando falta de cariño. Así lo ha vuelto a asegurar en Axarquía 24, Cadena Energía y Cadena SER Axarquía, sin esxrúpulo ninguno.
El mismo presidente repite las palabras de "te voy a dar la primicia de que ya es oficial que nos vamos a jugar al Rincón". Y es que, eso es lo que le gusta al señor presidente, dar "primicias" aunque sea la misma. Y la afición, no cuenta. El partido del sábado, de puertas a abiertas, supone la oportunidad al aficionado para pronunciarse. Si es verdad o no el hecho de que le dé igual que el equipo cambie sus raíces. Y no me refiero a la afición que llenaba el pabellón como nunca lo ha conseguido este proyecto, sino incluso a esa gente nueva que se ha enganchado a la LEB Plata en estos últimos años, a través de un espectáculo deportivo de primera magnitud y ante el cual podremos quedarnos con los brazos cruzados y ver pasar como el que ve pasar a nuestro solitario tranvía. No quiero hacer previa; para ello está el amigo Sánchez y lo pueden leer en la web del club. Sólo me gustaría ver que el interés por este club es de alguien más que de cuatro chalados, como quieren hacer ver políticos y directiva, que en algunas personas coinciden. Si se marcha el club, el baloncesto en Vélez habrá fracasado. Ya ocurrió con el bueno de Rafael Abad al frente en el 1993, tardando dos años en volver a aparecer en competición oficial. El baloncesto veleño, tal como estaba planteado ahora sin salida a los jugadores de aquí que año a año terminan como júnior, tenía sus días contados y ahora con la marcha, quién sabe si puede suponer borrón y cuenta nueva para que libremente aparezca un club que quiera seguir defendiendo a Vélez como ciudad de baloncesto. Qué bonito hubiese sido vivirlo con la referencia de Unicaja y el proyecto LEB, con un equipo intermedio que nunca se ha sabido sacar. A Unicaja le da igual jugar donde sea, y al presidente parece que también. No tiene cariño de unos políticos a los que ha difamado continuamente. Pero lo peor es que ni políticos ni directiva han respetado al aficionado local. A mí, y a muchos otros sé que no nos da igual todo esto. El sábado a las 19:30 es la cita. Allí se tendrá que pronunciar la afición si de verdad no ha sido respetada. Mientras en Vélez, seguiremos conformándonos con nuestras medianías. Esto es Vélez y aquí...
Antonio J. Reyes