Enhorabuena por una temporada para la historia

Como decía Aurioles el pasado martes en Torre de Benagalbón, ir a Cáceres era el premio a una temporada de ensueño. Un equipo que desde la humildad y con un juego descarado ha hecho ilusionarnos de nuevo por este deporte en la comarca, y tras la campaña un tanto gris de Unicaja, también en la provincia. Una plantilla disciplinada, con muchas ganas de ser alguien en el mundo de la canasta y con una referencia clara en el brasileño Paulão, llamado a ser un grande, y que esta categoría le venía pequeña. El Clínicas Rincón Axarquía ha rozado el cielo que prometía a comienzos de la campaña. Un salto tremendo de calidad en cuanto a plantillas, presupuestos, repercusión mediática,... en una competición con algunos equipos que bien podían competir en ACB y en la que difícilmente terminábamos de ver a nuestro Clínicas Rincón Axarquía. Pero así y todo, esta plantilla lo ha tenido en la mano. El equipo ha dominado en esta semifinal los tres primeros cuartos, pero un mal último cuarto y la lesión de "Paulón" fueron mucho ante un equipazo hecho a fuerza de talonario como Gijón. Dos maneras antagónicas de entender la LEB para estar arriba: jugadores de máxima proyección en la mejor cantera de España en el lado axárquico contra la apuesta de jugadores con mucha calidad y experiencia que necesitan de un presupuesto difícil de cubrir sin las ayudas pertinentes como ha pasado en Gijón.
Finalmente, Gijón e Illescas se jugarán el puesto que queda para acompañar a Vic en la LEB Oro el año que viene. Dos equipos de los llamados favoritos y con unas plantillas de mucha calidad. Como calidad ha demostrado tener este Clínicas Rincón Axarquía que ha tenido a un maestro en el banquillo como Paco Aurioles capaz de sacar de cada uno de sus jugadores lo máximo para que el equipo se ganara el respeto en la categoría y llegara a esta fiesta del baloncesto FEB de la Final Four como favorito a todo. El asesoramiento de Chus Lázaro que ha sabido transformar su ímpetu en los banquillos como jugador en esa labor de hacer grupo, además de guiar y aconsejar a estos jóvenes valores con su nutrida experiencia. En el equipo técnico se ha sumado un nombre de la Axarquía, Domingo Guerrero que dejaba el año pasado los banquillos tras muchos años trabajando con éxito en la cantera de la Axarquía y que supo decir sí ante la gran oportunidad que le llegaba y seguro ha aprendido muchísimo de esta temporada a la vez que se ha inflado de trabajar en la sombra, siguiendo a los rivales en los huecos que sus menesteres políticos le dejaban. En cuanto a la plantilla, junto a la gran estrella Paulão del que se ha dicho todo y que seguramente subirá de categoría la próxima campaña, se ha contado con un Mike Williams como americano enviado por todos los equipos y que era el extracomunitario ideal en un equipo de formación, porque lo hace casi todo bien sin liderar e incluso no trae malos rollos al vestuario. Jugadores como Robles y Cortaberría, que venían de vuelta de nuevo a Málaga, han sabido amoldarse al equipo para asumir ese liderazgo que se les pedía en momentos importantes. También volvía a Málaga otro veterano como Yiyo Egidio como complemento perfecto de cara a dar esos 10 minutos de descanso en cada partido a Paulão sin miedo a desgastarse en personales e incluso haciendo daño en ataque a base de pundonor y fuerza, y eso que es una persona muy afable y dócil fuera de las canchas con la que da gusto charlar. Un lujo también contar con el tiro fácil en la situación difícil del polaco Chylinski, cada vez más cerca de ser ACB. Adrián Fuentes ha defendido de clínic en gran parte de la temporada aunque al final las lesiones lo han limado. Otro que se ha peleado con las lesiones ha sido Pablo Movilla que en esta final four ha demostrado su paso de gigante de esta temporada que le ha llevado a debutar en el ACB en su posición de escolta. De los más jóvenes, Rai López está llamado a llegar también arriba por su descaro y velocidad con la bola. El internacional júnior ha sido otra de las sensaciones de este año. Su compañero de selección Pablo Almazán ha gozado de menos minutos pero ha sabido aprovecharlos. Ale Navajas ha sido el jugador que saliendo de banquillo en varias ocasiones ha salido caliente para que el equipo no pierda ritmo, anotando y aportando tanto dentro de la zona como desde el perímetro. José Martínez ha sido el que menos ha jugado pero no ha desesperado en ese trabajo día a día en los entrenamientos con las miras siempre a ganarse más minutos en pista. También tuvo su oportunidad como vinculado del EBA, Carlos De Cobos, el jugador más admirado por mí por su nivel en los estudios en el instituto donde trabajo y que busca doctorarse también en la cantera cajista con su capacidad atlética, llevando su inteligencia a la cancha de juego. Unos nombres para una temporada histórica. Al final, el ascenso no pudo ser pero... "que les quiten lo bailao".
También en estas líneas dar la enhorabuena a mi sucesor en la Jefatura de Prensa, José Sánchez, que tomó con mucha ilusión el reto y que ha disfrutado de una temporada histórica que le ha dado mucho trabajo que ha sabido llevar con personalidad. Felicitar también por la gran temporada deportiva a todos los trabajadores del club, a los directivos, al presidente, a Unicaja, y a la cabeza pensante que diseñó la plantilla. Enhorabuena
Antonio J. Reyes